jueves, noviembre 24, 2005

¡Llamad al crítico de cine!

Otis Driftwood, el psycho amado
El otro día, creo que el viernes pasado, me dejé caer por el cine para ver qué la que había montado el bueno de Rob Zombie en su segunda película, The Devil´s Rejects (Los Renegados del Diablo). Tras aquella celebración macabra del psycho más cerril que llevaba por título La Casa de los 1000 Cadáveres, Zombie nos sirve una secuela que escapa de los parámetros del subgénero en los que su predecesora se movía para dar pie a una suerte de western psicopático en el que no faltan forajidos (los chicos del clan Firefly) ni el sheriff de turno (William Forsythe ), cuyo atuendo homenajea directamente al Gary Cooper de Solo Ante el Peligro.
Pero más allá de las intenciones o resultados de su director, el verdadero acierto de la película es ese casting capaz de mantener al espectador clavado a la butaca: con un look entre Charles Manson y el mismísimo Jesucristo, Bill Moseley vuelve a deleitarnos con su carismático Otis, uno de los asesinos seriales más atractivos de la nueva ola de películas de género que, por méritos propios, ya tiene su lugar en el Olimpo de los psychos de toda la vida, junto a los clásicos; Sheri Moon, o señora de Zombie, no podía faltar en esta secuela y es la demostración fehaciente de que el amigo Rob no se chupa el dedo, porque vaya hembra se ha agenciado. Aún no estoy muy seguro de si es buena actriz o un hermoso elemento decorativo, pero resuelve su personaje con solvencia. Atractiva y tan letal como su hermano Otis, Baby es el señuelo perfecto para incautos salidos; Sid Haig retoma a su Capitán Spaulding, un personaje capaz de quemar definitivamente, y ahora sí, lo poco que de buena reputación le quedaba al gremio de payasos. Los payasos son CHUNGOS; los payasos son gente MALA; Leslie Easterbrook, en sustitución de Karen Black, es la matriarca Firefly. Independientemente de sus virtudes como actriz, logra involuntariamente que su desquiciado personaje nos remita a una MASSIEL en horas bajas, y creo que a estas alturas, y sobre todo tras sus infernales apariciones televisivas, a nadie se le escapa que la cantante tiene mucho de Mamá Firefly; William Forsythe, viejo conocido de todos, es un actor de carácter con un buen puñado de títulos a sus espaldas que ha trabajado con algunos de los grandes (Once Upon a Time in America) y se atreve con todo ( su detective Chuck Fowler en Deuce Bigalow: Male Gigolo es buena prueba de ello). Él es el Sheriff Wydell, un hombre de ley que, en su empeño por capturar a los protagonistas, cruzará las barreras de la legalidad y perderá toda cordura, hasta el punto de convertirse en un maníaco más de la función. Forsythe está tan bien que da miedo; además del cast protagonista, el aficionado al género podrá disfrutar descubriendo los cameos de gente como Ken Foree (Dawn of the Dead) o Michael Berryman, el inolvidable Pluto de Las Colinas tienen Ojos. Y Geoffrey Lewis, P.J. Soles, Danny Trejo y alguno más que seguro que se me escapa.
Vayan a verla, si aún no la han retirado de sus carteleras, y pásenlo mal. Por mi parte, espero que Rob Zombie no tarde mucho tiempo en filmar nueva película, porque apunta maneras de verdadero cineasta.

15 comentarios:

Anonymous sinsangre ha dicho...

La vi hace pocos días y salí con un sabor extraño del cine que ha mejorado con el paso de los días.
Después de la casa de los mil cadáveresm esperaba otra montaña rusa de sadismo enfermizo y pesadillesco similar al final de la primera obra y, sin embargo, todo lo contrario. Se convierte en un wester (sádico), pero con unos momentos sublimes y difíciles de digerir. Toda la secuencia del motel me pareció aterradora, por motivos más terrenales que los que nos ofrecía la casa de la primera entrega.
En esta ocasión, lo vivido en ese motel era la vida real de cualquiera que se topara con los seguidores de Manson y si encima, Otis se mimetiza en el mismo Charles, pues canguelo pal cuerpo.
El papel de Baby me hizo temblar cada vez que se me acerca una preciosidad de esas con intenciones libidinosas, es tanto o más peligrosa que su hermano. Sin embargo me flojea un poco el papel del Capitán Spaulding. Preferí la ambiguedad de la anterior obra, en la que no sabía si era ángel o el demonio que nos mostró en esta.
Por otro lado, la identificación del sheriff con los crueles asesinos está de lo más actual. Me recordó a la política americana tras el 11S.
Para el final, lo mejor.
Esa música acorde con la última secuencia, con un ritmo in crescendo ante la próxima muerte, me pareció de lo más adecuado y espectacular.
Me ha gustado mucho, si señor. Y más ahora que durante su visionado.

4:40 a. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

¿Y qué fue del Dr. Satan?
Aparece en las escenas eliminadas del DVD yankee, pero me quedo con ganas de saber más de él.

5:04 a. m.  
Anonymous Dr.Benway ha dicho...

Me despierta usted mi curiosidad más ínfima

2:47 p. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

Ay, Benway... Hay que verlos en acción...

3:03 p. m.  
Blogger Hombre Lobo ha dicho...

Gracias a los caprichos de las salas de cine aquí en Pamplona, me he quedado sin ver esta película, una de las que esperaba con más ansia. Mis ocupaciones laborales me impidieron verla en su semana de estreno y al final ni siquiera llegó a los 10 días de proyección. ¿Qué puedo hacer? Pues comérmela con patatas, ¿qué más?

3:13 p. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

¡Descárguesela!

3:25 p. m.  
Anonymous Mycroft ha dicho...

Pues lo que había leído hasta ahora era contradictorio...unos ponían al pobre Sr.Zombie fatal, y otros eran tibios en sus albanzas...
Aunque fuera solo por su genial frase, "los payasos son CHUNGOS; los payasos son gente MALA" me fiaré totalmente de usted Ruina...

3:30 p. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

Y además huelen mal.

3:40 p. m.  
Blogger 藤原 弓美 ha dicho...

Iré seguro...

(Por cierto, puede usted darme algún ejemplo de Massiel en horas altas?)

4:10 p. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

Sí: Massiel a punto de tirarse de la Torre de Madrid. Y son 142 metros.

4:14 p. m.  
Blogger JQ - Cisne Negro ha dicho...

¿Le ha puesto Otis Driftwood de verdad o es una coña tuya? Qué cachondo...

5:03 p. m.  
Anonymous Noel ha dicho...

La secuencia del crítico de cine es magistral.

"¡¡No te vuelvas a meter con Elvis Aaron Presñey en mi presencia, puto maricón de los cojones!!".

O algo así.

El final es la hostia también. Y... hay un homenaje a "El Imperio Contraataca" a lo largo de todo el tercer acto.

9:51 p. m.  
Anonymous Way ha dicho...

Joder Ruinica! Yo no se que decir ante tanta sabiduria...pero me mola White Zombie

6:21 a. m.  
Anonymous "El ansia" ha dicho...

La he visto hoy... pero ¡qué películas nos recomienda usted! ¡Esos paletos americanos, qué conversaciones! Una violencia algo cruda, ¿no? Pero cruda de cojones...

1:17 a. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

Imagine la misma película en el ALBACETE PROFUNDO... ¿No sería ATERRADOR?

1:39 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal