jueves, diciembre 01, 2011

El problema de los empastes es que se desprenden con el paso del tiempo

Y además sospecho que me los trago mientras duermo. Pero tengo suerte: un empaste no es un pene. Puedo vivir tragando empastes. Lo acepto.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal