miércoles, agosto 17, 2005

Con el agua al cuello, pero la siesta que no falte

No es que el tiempo me sobre, en realidad puede que esté agotándose, pero sólo a mí se me ocurre pegar una cabezadita con el peligro inminente que supone ser visitado en el momento menos esperado por hombres de negro y derivados, con todo lo que ello conlleva. A veces creo que me expongo demasiado. De haber sabido que iba a tener otra de mis pesadillas habría declinado la tentadora siesta por algo más productivo como, por ejemplo, establecer un plan de fuga sólido, ya que tengo la ligera sospecha de que voy a necesitarlo.
Ha sido cerrar los ojos y encontrarme en un ascensor de El Corte Inglés, de camino hacia la última planta. Una vez allí me percato de que este centro es completamente distinto a los que suelo visitar; su estética se asemeja más a la de una terminal de aeropuerto que a la de los conocidos establecimientos comerciales. Me dirijo a la sección de librería, sorprendido por la cantidad ingente de esferas de seguridad que hay diseminadas por todo. Echo un vistazo a los libros de saldo. De repente aparece uno de esos estirados vendedores, engominado hasta el hipotálamo. Se acerca a una señorita que está haciendo lo mismo que yo y con poca discreción le sugiere que deje lo que está haciendo para acompañarle. Más que sugerirle le entra con poco tacto, atrayendo la atención del resto de la clientela. ¿Qué está pasando aquí? Esto no es normal. Me pregunto si quizá la chica ha robado algo, pero tengo plena certeza de que no es el caso. Ante la posibilidad de que exista un error, y en previsión de que pueda darse un abuso hacia su persona, decido quedarme allí, mirando. El dependiente me dice que me vaya de allí, no dudando en empujarme. Un empujón innecesario y completamente fuera de lugar. Un empujón que me dispara. Le pregunto si ése es el trato que dan a la clientela. Responde que me meta en mis asuntos, empujándome por segunda vez. Si hago lo que me apetece, tendré que salir de allí como una exhalación antes de que todo el personal de seguridad se me eche encima. Pero qué más da. Lo hago: le asesto un puñetazo al tipo en plena cara, uno demoledor, de los que dejan huella de verdad. Su tabique nasal estalla y cae al suelo. Hay sangre por todo, la gente se arremolina a nuestro alrededor. Hay que irse de aquí, ahora sí. Despierto.

18 comentarios:

Anonymous D.Julito ha dicho...

Ummmmmmmmmmmmmm.........sí, está claro...sí,sí...es el conocido síndrome de "Golpea al vendedor de El Corte Inglés"....en sus dos vertientes:1) no me dejan vivir, a cada paso que doy me quieren vender la luna 2)estoy loco por comprar algo y no me hacen ni puto caso,hablan entre ellos y me ignoran

8:27 a. m.  
Blogger Barrejon ha dicho...

¡Mierda, no se despierte ahora! ¡Vuelva a dormirse y cuéntenos el resto!

10:28 a. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

Pues acabo de despertar de uno demoledor.
Por cierto, acabo de echar un ojo por la ventana y hay DOS COCHES enormes vigilando mi casa.

11:42 a. m.  
Blogger JQ - Cisne Negro ha dicho...

¿Me deja usar el sueño en "Estación de Nieblas"?, querido?

12:07 p. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

Claro, Cisne, sírvase usted mismo.

12:09 p. m.  
Anonymous El león de trapo de la Warner ha dicho...

Es un sueño como turbio, la verdad, y si dice que el de hoy ha sido demoledor no quiero ni imaginarlo. Yo no suelo recordar la mitad de cosas que sueño, pero visto lo visto voy a tener hasta suerte.

1:04 p. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

Mejor que no lo imagine. El de hoy ha sido de lo peor en mucho tiempo. He despertado con frío y sintiéndome como un cachorro indefenso.
Qué miedo.

1:13 p. m.  
Blogger Anunska ha dicho...

Pobre! Yo también tengo pesadillas con el Corte inglés pero por otra razón, ;)

D.julito, en el caso 2 yo suelo optar (si el objeto es pequeño, manejable y de un importe inferior a 200 euros por llevármelo directamente. Y todavía no me han pillado...

1:57 p. m.  
Anonymous D.Julito ha dicho...

Anunska: reconozco a otro quinqui cuando le veo....choca esos cinco, corazón!!!

2:30 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Vaya, mire que dormirse justo en lo mejor...

4:02 p. m.  
Anonymous exo ha dicho...

Ruina, vd es un genio, me enorgullece ser su fan!

10:24 p. m.  
Blogger que guai es todo ha dicho...

Tronco esta gente tiene que saber lo de mi sueño con iron man y barbara streiser

11:59 p. m.  
Blogger Zeros Metallium ha dicho...

Eso es que ha tenido algún trauma de pequeño en el Corte Inglés. Seguro que algún dependiente le regañó a los 5 años por sacar airgamboys de las cajas. Y desde entonces guarda odio hacia los dependientes...

12:25 a. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

¡Hola, exo! :)

4:01 a. m.  
Blogger Mosky ha dicho...

No se preocupe, matar dependientes de El Corte Inglés no es delito, de hecho, se considera un acto en pro del bien social. Ahora es usted un héroe.

1:35 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo es no soporto que me sigan a todas partes. A ellas aún, pero a ellos, uffffffff!!!

9:55 p. m.  
Blogger Sn!per ha dicho...

bieeeeeen!!! alguien que recuerda sus sueños!!!! yo creia que te habia pasado de verdad hasta que has puesto que era un sueño. Me habria creido cualquier cosa xDDDDD No veas Sin City, que luego sueñas cosas raras diria mi mamá ;PPP

1:27 a. m.  
Blogger porlacara ha dicho...

Sr. Ruina pasese por mi blog y vea mi último post "De estadísticas varias". Curiosa coincidencia :P

1:38 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal