lunes, febrero 08, 2010

Crítica descongelada

Una crítica que no fue publicada en prensa. Lástima.
Spanish Movie
Si prefiere una comedia descerebrada, siempre puede arriesgarse con Spanish Movie, de Javier Ruiz Caldera, propuesta española que está dándole un mordisco considerable al pastel de la taquilla nacional: en su primer fin de semana de exhibición, la cinta amasó unos 2,16 millones de euros, cifra más que apreciable. El tráiler, con el encuentro de dos titanes del calibre de Leslie Nielsen y Chiquito de la Calzada, no engañaba a nadie: Spanish Movie es la respuesta patria al spoof yankee, subgénero paródico que se mueve con pasmosa facilidad entre lo memorable (Aterriza como puedas, El jovencito Frankenstein, Top Secret) y lo infame (casi todas las demás). La película, que lamentablemente linda en resultados con el segundo grupo, pretende reírse de una serie de éxitos cinematográficos nacionales conocidos por todos: Volver, Los Otros, El Orfanato, El Laberinto del Fauno, Alatriste o Los Lunes al sol, se encuentran entre las afortunadas; tampoco se libra No es país para viejos, obra de los Coen que convirtió al de por sí talentoso Javier Bardem en un intérprete oscarizado. Ahora piensen en los anteriores títulos, agítenlos sin demasiado talento en una coctelera agujereada, y puede que el resultado se aproxime, incluso supere con facilidad, a lo que en realidad ofrece Spanish Movie: un caca-culo-pedo-pis tan inofensivo como olvidable, definitivamente huérfano de la necesaria dosis de talento que un buen spoof requiere. Con todo, a buen seguro proporcionará momentos de indescriptible placer al espectador menos exigente -llegados a este punto, diríjase al espejo más próximo-. Creo que a nadie con dos dedos de frente se le escapa el hecho de que Spanish Movie es cualquier cosa menos cine, pero también es evidente que sus responsables han sabido calcular el taquillazo, algo que sin duda es merecedor de nuestro aplauso. Bienvenido sea, pues, todo subproducto altamente comercial que ayude a hacer de nuestro cine una industria sólida.