jueves, febrero 17, 2005

¡Me la como yo!

No sé si se han enterado de la noticia,ni si recuerdan lo de aquella niña de nueve años,natural de Saint Louis (Missouri) que apareció muerta en misteriosas circunstancias el pasado mes de diciembre.Yo tampoco lo recordaba,pues soy un ávido consumidor de la crónica negra y los crímenes son tantos que al final uno sólo recuerda los más escabrosos.Pues bien,el suceso se ha resuelto tras meses de infructuosa investigación gracias a la confesión de la autora de lo que ahora se sabe que fue un homicidio:su propia hermana mayor,de doce años de edad.De no ser así,es muy probable que la joven hubiera quedado impune,pues tanto las investigaciones de los detectives,en el atolladero ante la falta de indicios de la causa de la muerte,como las autopsias practicadas a la interfecta no habían logrado arrojar luz sobre el caso a lo largo de estos meses.Al parecer,los secretos de éste quedaron al descubierto cuando el pasado martes la causante de la muerte,ingresada en un centro psiquiátrico tras mostrar ciertos desajustes emocionales en la escuela y actualmente víctima,a pesar de la asistencia médica,de visiones y pesadillas,reveló a una trabajadora social que había estrangulado a su hermana tras una discusión por una hamburguesa,como lo leen.Para que vean que ni la policía ni la ciencia forense son tan infalibles como nos las pintan las series de televisión.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal