lunes, febrero 09, 2009

Aparecidos

Confieso que se me antojaba casi un castigo sentarme a ver una nueva obra parida por la atrevida pluma de Paco Cabezas, el mismo sujeto que perpetró un guión para aquella cosa titulada Sexy Killer. Pero no crean, no, que tampoco siento por este tipo nada similar al odio; de hecho, he empezado a detestarle un poquito menos tras leer con cierta curiosidad la entrevista que le dedicaban en el número de diciembre de la revista Scifiworld, en la que el joven director hablaba de todo un poco y siempre con ese tono excesivamente confiado que le caracteriza y que a mí tanto me carga.
No me cabe duda de que Cabezas pretende aportar renovación al género fantástico patrio, pero mucho me temo que por ahora no ha logrado otra cosa que ser un torpe aspirante a artista del déjà vu. Sus esfuerzos por epatarnos colisionan brutalmente con un previsible guión que con dudoso resultado combina la road-movie, el horror y la denuncia-política. O lo que es igual: las buenas intenciones del guionista-director quedan en pantalla reducidas a eso, a buenas intenciones, algo que nunca es suficiente para el espectador veterano y difícilmente impresionable.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal