martes, febrero 26, 2013

Stake Land

Siendo justos, hay que decir que las intenciones de su director, Jim Mickle, parecen realmente buenas, que se ve ahí un intento por hacer las cosas en condiciones, pero la película, que arranca correctamente y tiene un par de momentos aislados bastante juguetones, pronto pierde interés e invita a terminar su visionado encendiendo el piloto automático. Lo admito: tuve que hacer un gran esfuerzo para aguantar despierto y tragarme ese final tan perezoso.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal