viernes, julio 13, 2007

¿La humanidad en peligro?

Por Ray Harryhausen III

Hace años leí un divertido artículo de Asimov. Y bueno, me apetece hablar de él.

Partamos de la pregunta "¿Puede ser una cucaracha tan grande como una persona?" En las películas de los años 60 de serie B era normal ver insectos gigantes. Pero Asimov tiene una idea de la ciencia ficción más rigurosa que la de una persona corriente...al igual que una persona leída diría de La guerra de las galaxias "¡Pero si en el espacio no se puede oír nada!", Asimov diría de Parque Jurásico "¡Pero si no ha mencionado el problema del Fosforito de Cloro en la clonación!" y para él sería un error inadmisible.
Y bien, ¿qué afirma Asimov sobre las hormigas del tamaño de personas? Pues Isaac dice que nanay. Que es imposible. Y su primer argumento para demostrarlo es muy curioso.El primer argumento de Asimov es que las patas no soportarían su propio peso, y ese argumento es curioso porque mucha gente diría: "no...si la hormiga crece proporcionalmente, entonces las patas le soportarán tenga el tamaño que tenga, porque al igual que aumenta el peso de la hormiga, crece el grosor de las patas. Todo va en proporción." Pues Asimov dice que no. Y lo demuestra nada menos que matemáticamente. Es curioso, las mates están en los lugares más insospechados. Pues bien, la matemática demuestra que el razonamiento de la proporción es totalmente falso. El secreto de la cuestión es que si aumentamos proporcionalmente el peso de la hormiga manteniendo la forma, la superficie no aumentará proporcionalmente. Si aumentamos la superficie manteniendo la forma, el peso no aumentará proporcionalmente. Es imposible guardar las proporciones de las 3 cosas a la vez.
Vamos a explicarlo de forma sencilla: Pensad en un cubo. Ese cuadrado mide, de lado, 1m. Su superficie es de 1m cuadrado (1*1) por 6 (cada cara del cubo), igual 6 m cuadrados. Su volumen será de 1 metro cúbico (1*1*1). Pues bien, ahora procedamos a aumentarlo. Vamos a hacer que tenga de lado 2m. Ahora su superficie será de 4m cuadrados (2*2) *6, igual a 24 m cuadrados. Su volumen será de 8 metros cúbicos (2*2*2). Eso quiere decir que si multiplicamos el volumen por 8 (hemos pasado de 1 m cubico a 8), la superficie se habrá multiplicado por 4 (hemos pasado de 6 a 24). En pocas palabras, el volumen crece más rápido que la superficie. Si lo pensáis, es sencillo descubrir por qué. Basta en comprender la noción de metros cuadrados y cúbicos. La superficie aumenta al cuadrado (2*2), y el volumen, al cubo(2*2*2). Y bueno, en este punto os diréis "¿Y por qué son tan importantes el volumen y la superficie?"
Muy sencillo. Hablar de volumen es prácticamente lo mismo que hablar de peso. A más volumen de hormiga, más pesa la hormiga. Por lo tanto, el peso aumenta al cubo."¿Y la superficie?"
Bien. ¿Por qué creéis que pincha más una aguja de jeringa que una punta de boli?. Aplicando la misma fuerza, la aguja se clava más. Esto es así porque la fuerza se "concentra" en un punto pequeño. Es decir, en una superficie pequeña. Es la idea de presión. Cuanto más pequeña la superficie de contacto, mayor presión habrá que soportar.Y entonces, pasamos a las patas. Las patas, cuanto menor tengan la superficie de contacto con el suelo, mayor presión tendrán que soportar.Y ¡Voilá! ya cuadra todo. El peso que tiene que aguantar la superficie de las patas crece más rapidamente que esta última. Y la hormiga haría "cataplof" y se desplomaría.
Ahora ya sabéis por qué los insectos tienen las patas finas y los elefantes gruesas. Es una cuestión de economía de materiales. Es la idea "profunda" de ese artículo: los animales tienen el tamaño que han de tener. No es una cuestión de azar. No da lo mismo un tamaño que otro. Los mamíferos son grandes, y los insectos, pequeños. No podría ser de otro modo.
Y hay otra cosa más: el tamaño también influye en muchas más cosas, por ejemplo la temperatura. Y el argumento es tan curioso o más que el anterior. ¿Por qué los animales pequeños tienen sangre fría y los grandes caliente?
Resulta que el maravilloso argumento del volumen y la superficie también se aplica a cuestiones térmicas. Vosotros sabéis que un plato pequeño se enfría antes que uno grande: a mayor peso, mayor conservación de temperatura. Y vosotros sabéis que cuanto más plano sea el plato, antes se enfría la sopa: a mayor superficie, menor conservación de temperatura. (Por eso los elefantes tienen las orejas grandes y los perros abren la boca cuando tienen calor: están aumentando su superficie para perder más calor) Así que la diversión está asegurada: cuanto más grande sea el animal, mayor volumen y menor superficie en comparación, así que mayor conservación de temperatura.
Hablemos de la sangre caliente: la sangre caliente es como tener una estufa incorporada. Lo podemos llamar "habilidad de auto-estufa". De la energía que comemos, creamos calor. Los reptiles no tienen eso, y sacan la temperatura tostándose al sol de tanto en tanto, buscando el calor.
Y ahí está lo divertido. A los animales grandes, que pierden calor lentamente, les sale a cuenta tener la habilidad auto-estufa. Los animales pequeños no pueden. Tendrían que meterse una cantidad enorme de energía al día para compensar la que perderían en forma de calor. Tendrían que comer a super-velocidad.
Y ahora sabéis, de paso, por qué los ratones y los colibrís comen y se mueven tanto. Y por qué los leones, las personas y los osos son tan vagos.

19 comentarios:

Blogger Deblin ha dicho...

Bueno, yo siempre he creído que el tamaño importa.

Interesantísimo artículo, enhorabuena.

11:54 a. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

Le haré llegar la enhorabuena al al autor.

2:13 p. m.  
Blogger Marina ha dicho...

Gracias a este artículo, probablemente me piense lo de la operación de aumento de superficie. Creo que ha cambiado mi punto de vista. Quizá con los cm3 que ocupo estoy como debo estar, como las hormigas.

3:22 p. m.  
Anonymous panterablanca ha dicho...

Todo esto es muy interesante, Ruinilla, pero ¡por Dios!, ¡¡que soy de letras!!

7:16 p. m.  
Anonymous dr.benway ha dicho...

Ahora entiendo por qué mis escarabajos gigantes nunca me servirán para dominar el mundo.

¡y yo que creía que era una cuestión de actitud! ¡qué injusto he sido con ellos!

1:15 p. m.  
Blogger BUDOKAN ha dicho...

Muy divertido este artículo que deja reflexiones muy dievrsas y la certeza de que el tamaño importa. Saludos!

8:44 p. m.  
Blogger Michael Bay ha dicho...

Hey Dude, demasiadas letras y pocas explosiones. Aunque me ha dado algunas ideas para hacer una obra de hormigas metalizadas gigantes con reactores en sus patas... mmmmhhh.

Palabra de Bay.
Y recuerda: Si quieres pimpear, pelis de Bay debes videar!

11:06 a. m.  
Anonymous Dragoncete ha dicho...

Muy buena explicación, si señor... lo de los cubos es muy grande.

Un abrazote

12:08 p. m.  
Anonymous IVAN ha dicho...

Coño Ruina, pedazo de post.
Te sienta bien el verano.
Saludos al cuadrado.

5:13 p. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

El post no es mío, es de un amigo.

Saludos.

11:16 p. m.  
Blogger Deblin ha dicho...

Se prodiga poco, don Ruina, ¿eselverano?

11:15 a. m.  
Blogger La-Ruina-de-la-Familia ha dicho...

Es el verano, sí.

1:13 p. m.  
Blogger Pablo ha dicho...

Muy buen artículo, sin duda. Me ha gustado lo de "el volumen crece más rápido que la superficie" y lo de el tamaño importa... Por cierto, ahora que has nombrado lo de los insectos gigantes... de pequeño vi un capítulo de ALF en el que una cucaracha de su nave se colaba en la casa y se hacía más y más grande. A mí me asustó (quizás porque le tengo un poco de tirria a las cucas).

Un saludo.

4:16 p. m.  
Blogger Marina ha dicho...

¡Jajaja! ¿?

6:27 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue ha dicho...

¿No decían que el tamaño no importaba?

¿Y si vas más caliente no eres más activo?

Uy, qué lío.

2:23 p. m.  
Blogger India Ning ha dicho...

¿Cuanto más gorda esté, más superficie abarque pues, más fina ha de ser la "aguja" que me metan?
Me niego!
Y estoy como Sintagma, hecha un lío.

Bromas aparte, genial entrada! ;)

4:18 p. m.  
Blogger Miss Kubelik ha dicho...

WOW
Me ha llenado usted una tarde previsiblemente vacía ^_^

6:07 p. m.  
Blogger Jas ha dicho...

Plas, plas, plas, plas, plas...sí señor, mi enhorabuena al autor y a vos por colocarlo aquí.

Asimov rules!!!

10:50 p. m.  
Blogger El Blog de ironcita ha dicho...

Rui,
Yo lee habitualmente a Asimov, es mi autor favorito y nunca oí hablar de esta teoría, quizás pertenezca a uno de sus libros dónde desmitifica temas científicos "podrias preguntarle al autor del post". Me ha encantado leerlo felicidades. Asimov es un genio.

9:44 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal