miércoles, marzo 07, 2018

La motosierra que más me gusta

 Como soy un tipo exigente, Ash vs Evil Dead es la única serie a la que necesito volver en este momento. Este mes estrena su tercera temporada y me pregunto si mantendrá el nivel del par previo, donde se daba una continuidad magnífica a la célebre trilogía poseída de Sam Raimi. Trabajo bien hecho aparte, no es menos cierto que esta secuela serielizada no nos procuraría el mismo placer sin la inestimable labor de Bruce Campbell, quien, tantos años después, ha recuperado con brío a Ash Williams, el incombustible antihéroe que le dio fama. Sé que cuando me enfrente al próximo episodio me quedaré poco menos que absorto ante su despliegue de carisma en pantalla. Y también que volveré a preguntarme en voz alta cómo es posible que un actor tan mítico no esté rodando cinco películas al año. Es impensable que le falten ofertas, así que imagino que Campbell sólo está dispuesto a abandonar su idílica granja en Oregón cuando aparece un proyecto que le entusiasma. Y si ese es el caso, perfecto. Como adicto incurable a todo lo suyo, preferiría verle en acción con más frecuencia, pero no me atreveré a quejarme mientras siga compartiendo su enorme talento con nosotros. Aunque sea a cuentagotas.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal