domingo, octubre 10, 2004

Sed de cine


Revisitando TRAINSPOTTING, he descubierto que esta cinta de los 90 se me ha quedado algo pasada de moda,no mucho.No sé precisar dónde, exactamente,ha envejecido,quizá en el hecho de que vista ahora no sea tan rompedora como cuando se estrenó.En cualquier caso,aún habiendo sido agradable visionarla después de tantos años,la sensación no ha sido la misma que tuve cuando la vi de estreno.Mientras que hay películas que encuentras han mejorado al recuperarlas años después de haberlas visto por primera vez,otras resultan no albergar sorpresa alguna.Se han quedado obsoletas o no conservan aquella frescura que te sorprendió en su momento.Este es el caso.Me sobran escenas,me chirría parte de la banda sonora y,aunque me sigue encantando el personaje protagonista,el resto del reparto casi me molesta,pareciéndome una película más lo que entonces me pareció una obra brillante.
Afortunadamente no me ha pasado lo mismo con TARGETS,de Peter Bogdanovich,que me ha vuelto a atrapar como cuando la descubrí,y EL ESTRANGULADOR DE BOSTON,con un Tony Curtis sobresaliente al que nunca valoré lo suficiente hasta que le vi aterrar,a su pesar,la ciudad americana.SED DE MAL ha sido otro de los reencuentros con uno de esos clásicos indiscutibles e inamovibles,motivo para respetar a un Charlton Heston hoy criticado por su talante reaccionario,pero al cual nadie puede reprochar una carrera repleta de buenas películas.La película es engullida por un enorme Orson Welles metido en la piel de un personaje casi repulsivo,y digo casi porque,con todo,logra caer bien,resultando incluso entrañable.Cada día estoy más convencido de que,en una época en la que la comercialidad pesa más que el arte,los clásicos son el refugio perfecto para los amantes del buen cine.
Posted by Hello

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal