domingo, febrero 22, 2009

World On Fire

LIGHT SLEEPER
En homenaje a Paul Schrader

Hacía ya dos años que no tomaba droga.
Ahora, la repartía. Una noche de lluvia,
se encontró con su ex en la calle y le dijo:
"Aún te sigo queriendo." Ella no le hizo caso
y siguió su camino, porque él le recordaba
los diez años de droga que quería olvidar.
Volvieron a encontrarse, y el antiguo deseo
los condujo a la cama, e hicieron el amor
sin droga por primera vez, y estuvieron juntos
y amándose hasta el alba. Luego, la chica dijo:
"No quiero verte más." Y se fue. Y en la cama
quedó la huella tibia de su cuerpo, y la alcoba
se llenó de silencio, y él se vistió despacio,
como quien nada espera del mundo y de la vida,
y se fue a trabajar, a repartir la droga
que ahora no consumía. Y en casa de un cliente
-un tipo repugnante, hijo de un abogado
riquísimo- la vio ciega de cocaína,
y ella vio cómo él entregaba la droga
-una bolsa con veinte gramos de nieve pura-
al sórdido cliente, y ambos sintieron cómo
el horror era el único sentimiento posible
entre los dos para siempre.


Luis Alberto de Cuenca
Madrid, 28 diciembre
1994

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

muy bueno,si señor

8:53 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

bufff. cuanto sentimiento en tan poco espacio...

5:26 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal