martes, agosto 30, 2005

Hay hechiceros en la casa

Me he despertado hará unos 10 minutos, y aún tengo desconectados los sentidos. Incapaz de abrir los ojos, he tenido que salir del dormitorio a ciegas, apoyándome en las paredes por miedo a perder el equilibrio y romperme la crisma. Lo único que me tranquilizaba mientras buscaba la puerta a tientas era recordar el hecho de haberme caído cientos de veces a lo largo de mi vida sin apenas hacerme daño. Aparte de eso también he protagonizado un buen puñado de accidentes de los que, inexplicablemente, he salido ileso. Como cuando, con 3 años, caí de espaldas por las escaleras para aterrizar con la cabeza, o aquella vez que mi vecina me pillo sin darse cuenta los dedos de la mano izquierda con la puerta blindada de su domicilio y tuve que llamar al timbre para poder recuperarlos. Recuerdo perfectamente su cara de horror cuando abrió de nuevo y vio los hilos de sangre brotando bajo mis uñas quebradas. Aquello dolió de verdad.
A pesar de la evidente quietud nocturna, llega a mis oídos un ininteligible aquelarre sonoro; como si en estos momentos la casa acogiese una inesperada convención de hechiceros indios y se hubiesen puesto todos de acuerdo para bailar alrededor de una hoguera e invocar la destrucción del hombre blanco. No sé por qué tengo la impresión de estar escribiendo todo esto dormido.

domingo, agosto 28, 2005

My mind is going

Acabo de llegar. Esta noche he salido con la intención de variar un poco mi rutina e intentar divertirme, aunque mucho me temo que no he logrado mi objetivo. No sólo eso, sino que me he quedado a unos 150 años luz de mi propósito, lo cual, pensado a posteriori, se me antoja preñado de cierto cariz de gravedad. Debe de ser la edad, o que en mi cabeza hay demasiadas cosas en las que debería pensar con más detenimiento, o quizás ambas posibilidades. En cualquier caso, esté donde esté, al final, indefectiblemente, termino despegando del suelo para desafiar sin mayores problemas la ley de la gravedad. Esa es siempre la parte más sencilla; por el contrario, personalmente, volver a tomar contacto con la superficie terrestre suele revestir cierta dificultad. A pesar de ello, creo que se me da bastante bien abstraerme. Vagar a través de la inmensidad del espacio profundo, como un astronauta abandonado a su suerte, es la mejor opción cuando el aburrimiento amenaza con manifestarse.

viernes, agosto 26, 2005

Gary

No sé si vieron ayer el telediario de sobremesa, pero en él aparecía Gary Oldman, aún luciendo el bigote del comisario Gordon y con unas gafas que le quedan realmente bien. Se le veía ajadito, pero ya saben que los años no perdonan y 50 son ya una edad. El actor está en nuestro país con motivo del rodaje de la opera prima de Koldo Serra (El Tren de la Bruja), The Backwoods, thriller rural con ecos de obras como Deliverance o Perros de Paja -¡grandes!- , rodado actualmente en localizaciones del País Vasco y Navarra. Junto a Oldman también aparecerán Aitana Sánchez Gijón, actriz a la que no acabo de digerir, Virginie Ledoyen y Paddy Considine, un reparto de lo más internacional, como podrán apreciar. Y atentos, porque Oldman está interpretando su papel en castellano, y es sabida la pasión que pone en los acentos en sus trabajos. Que estamos hablando de ¡Gary Oldman!,querid@s, de modo que no creo que haga falta decir mucho más.
En The Backwoods, que aquí llevará por título Bosque de Sombras, Oldman y Aitana interpretan a una pareja que recibe la visita de un matrimonio londinense amigo, Ledoyen y Considine. El propósito de pasar un fin de semana perfecto se verá truncado cuando un terrible descubrimiento desencadene una violenta pesadilla con la supervivencia como leit motiv. Pinta bien, ¿no creen? Personalmente tengo el pálpito, la corazonada de que esta película nos va a convencer.

miércoles, agosto 24, 2005

Putos críos

Giro la esquina y veo a 4 niños y un saco. Un saco al que pretenden prenderle fuego. Un saco que se agita y del cual proceden maullidos, por llamarlos de algún modo, infernales. Por el jaleo que, con razón, está montando el bicho, ahí dentro podría haber una pantera, Nasstassja Kinski, o un puto Sleepwalker (nada que ver con Michael Jackson, porque entonces serían los niños quienes...), sin exagerar. O Mike Myers recién salido de un after ibicenco. Pobre gato. A saber cómo lo han atrapado. Hay que hacer algo, por supuesto. Me acerco a ellos. Dejan de hablar al verme venir, pretenden ser discretos, pero el saco, que parece poseído, llama demasiado la atención. Me detengo frente a ellos y los miro uno a uno. El más atrevido, curiosamente también el más feo, se dirige a mí:
-¿Y tú qué miras?
-El saco -digo, extendiendo abierta mi mano derecha.
-¡Es nuestro!¡Déjanos en paz, tío ******!
-El saco -repito-, por las buenas.

Se niega, y a continuación me dedica una serie de insultos y amenazas capaces de poner a los mismísimos Max von Sydow y Jason Miller en guardia. Bien, creo que tendré que dejar de lado mi acostumbrada diplomacia. Lo que viene a continuación está...
CENSURADO
Han salido corriendo. El saco está en el suelo. Suelto el gato, o a la mancha oscura y maullante que sale disparada de las profundidades del saco, desapareciendo dos calles más abajo en apenas fracciones de segundo; una centella cubierta de pelo que casi se lleva a una abuela por delante en la carrera. Sabía que estos bichos eran rápidos, pero no tanto.
Putos críos.

lunes, agosto 22, 2005

TOP SECRET...

¿Tiene usted UN SECRETO? ¿Le gustaría compartirlo con el resto del mundo? Si es así, firme ahora su testimonio como "anónimo" y libérese para siempre de ese lastre que obstaculiza su camino hacia la felicidad absoluta.

domingo, agosto 21, 2005

Apasionante momento

Medianoche. Despierto de uno de mis sueños pasajeros. Estoy en el sofá. Escucho cómo diluvia en el exterior. Hoy ha llovido mucho, sólo espero que el calor no sea más duro en los días sucesivos. Tengo un mensaje en el buzón de entrada de mi móvil:
"hola. repasando. mi. tlfo. he. visto.. el. nmro. y. no. se. kien. eres".
Bonito, ¿no creen? El número no lo pongo, no sea que algun@ de ustedes sufra un repentino ataque de aburrimiento feroz y se dedique a enviar mensajes en clave al autor/a de tan puntuado sms, que, dicho sea de paso, no ha tenido la deferencia de firmar tan escueta misiva. Aun así, he tenido el detalle de responder:
"Hola. Acabo de leer tu sms. Me gustaría ayudarte, pero existe un problema: yo tampoco sé quién soy".
Cierro los ojos de nuevo.

viernes, agosto 19, 2005

Sueño con leones

Una leona vaga con sus cachorros bajo el cielo africano de Tsavo. Cuando un enorme macho aparece de la nada, el conflicto cobra cuerpo. Sucede que la hembra ha abandonado su manada para proteger a sus cachorros del infanticicio que suele acompañar a un cambio de monopolio. Cuando un joven macho disputa la jefatura de un grupo al líder establecido, se produce un enfrentamiento no exento de violencia y sangre. Si el macho levantisco logra su objetivo, resultando vencedor de la contienda, procede inmediatamente al exterminio de la progenie engendrada por el líder depuesto. Con ello logra que a los pocos días las hembras entren en calor y accedan así al apareamiento. Esto explica lo que sucede ante mis ojos en el sueño. Con su exilio, la leona intentaba proteger a sus cachorros de una muerte segura, pero el nuevo jefe ha seguido su rastro hasta dar con ella y pretende terminar su trabajo. Lo que viene a continuación es un épico combate a muerte en el que la hembra es derrotada. Por mi parte, no puedo conformarme con mi rol de espectador pasivo. Casi transformado en un morani masai, arrojo mi mortífera lanza al león. Ésta describe un arco perfecto de increíble belleza antes de que se hunda hasta el asta en la musculosa carne del poderoso animal, acabando con su vida en el acto. La leona muestra heridas considerables, pero sobrevivirá y podrá cuidar de sus retoños hasta que puedan valerse por sí mismos. Centrando en mi persona su mirada ambarina, emite un sonoro rugido, quizá en agradecimiento, quizá como advertencia, quién sabe. Luego, rodeada de sus cachorros, se aleja de allí y desaparece. Recupero mi lanza, contemplo la punta ensangrentada, y acto seguido la alzo mientras dejo escapar un grito de júbilo.
Me he pasado el día dándole vueltas a este sueño, pero ignoro su significado. Aunque existen posibles interpretaciones, no me atrevo a aventurar ninguna. Háganlo ustedes, si lo desean.

miércoles, agosto 17, 2005

Con el agua al cuello, pero la siesta que no falte

No es que el tiempo me sobre, en realidad puede que esté agotándose, pero sólo a mí se me ocurre pegar una cabezadita con el peligro inminente que supone ser visitado en el momento menos esperado por hombres de negro y derivados, con todo lo que ello conlleva. A veces creo que me expongo demasiado. De haber sabido que iba a tener otra de mis pesadillas habría declinado la tentadora siesta por algo más productivo como, por ejemplo, establecer un plan de fuga sólido, ya que tengo la ligera sospecha de que voy a necesitarlo.
Ha sido cerrar los ojos y encontrarme en un ascensor de El Corte Inglés, de camino hacia la última planta. Una vez allí me percato de que este centro es completamente distinto a los que suelo visitar; su estética se asemeja más a la de una terminal de aeropuerto que a la de los conocidos establecimientos comerciales. Me dirijo a la sección de librería, sorprendido por la cantidad ingente de esferas de seguridad que hay diseminadas por todo. Echo un vistazo a los libros de saldo. De repente aparece uno de esos estirados vendedores, engominado hasta el hipotálamo. Se acerca a una señorita que está haciendo lo mismo que yo y con poca discreción le sugiere que deje lo que está haciendo para acompañarle. Más que sugerirle le entra con poco tacto, atrayendo la atención del resto de la clientela. ¿Qué está pasando aquí? Esto no es normal. Me pregunto si quizá la chica ha robado algo, pero tengo plena certeza de que no es el caso. Ante la posibilidad de que exista un error, y en previsión de que pueda darse un abuso hacia su persona, decido quedarme allí, mirando. El dependiente me dice que me vaya de allí, no dudando en empujarme. Un empujón innecesario y completamente fuera de lugar. Un empujón que me dispara. Le pregunto si ése es el trato que dan a la clientela. Responde que me meta en mis asuntos, empujándome por segunda vez. Si hago lo que me apetece, tendré que salir de allí como una exhalación antes de que todo el personal de seguridad se me eche encima. Pero qué más da. Lo hago: le asesto un puñetazo al tipo en plena cara, uno demoledor, de los que dejan huella de verdad. Su tabique nasal estalla y cae al suelo. Hay sangre por todo, la gente se arremolina a nuestro alrededor. Hay que irse de aquí, ahora sí. Despierto.

martes, agosto 16, 2005

Lo saben

Me he despertado con uno de mis maravillosos dolores de cabeza, ¡genial! Creo que voy a tirarme un poco de confeti por encima para celebrarlo. En realidad, más que despertarme me han despertado, alguien que no tiene nada mejor que hacer que llamarme a todas horas, siempre cuando estoy durmiento, ¿casualidad? Presiento que se trata de una complicada conspiración internacional para no dejarme pegar ojo. Eso o que la CIA sabe lo del maldito OVNI. No hay que descartar ninguna posibilidad.

lunes, agosto 15, 2005

Orden especial

Por una arrebatadoramente sexy Rosario Dawson, sin duda la presencia femenina más impactante de la película. Por Jessica Alba, bella hasta la extenuación, casi virginal, pura. Por Mickey Rourke, transformado literalmente en el irreductible y salvaje Marv, ese bárbaro urbano con gabardina en busca de venganza; a él, y sólo a él, pertenece el mejor segmento de la cinta. Por un Bruce Willis inmenso, capaz de decirlo todo con esa mirada de héroe crepuscular. Por un Elijah Wood letalmente silencioso, dejando atrás el maldito anillo único. Por Clive Owen, metido en líos por culpa de una cabeza que no es la de Alfredo García, aunque perfectamente podría serlo. Por un abominable Benicio Del Toro que nos remite al Lobo Feroz. Por Rutger Hauer, constatando que no importa la brevedad a la hora de comerse la pantalla con una buena interpretación. Por ese hermoso, en ocasiones desgarrador, blanco y negro salpicado de colores y sangre. Por adaptar con tanto amor las historias originales de Miller, co-director del evento. Por el talento de Robert Rodríguez, en pleno e imparable crecimiento artístico, y su valor al acometer un proyecto de alto riesgo. Los resultados son óptimos, inmejorables, brillantes. Sin City es un prodigio. Perdérsela sí es pecado.

sábado, agosto 13, 2005

Algo que les indigne

Sí, sí, que les indigne, les soliviante, les saque de sus casillas. Algo que no puedan soportar y diezme sus paciencias. Ya saben: disparen. Y no se corten, querid@s.

jueves, agosto 11, 2005

Esa maldita pregunta

Estoy en la fiesta de cumpleaños de un conocido. No me apetecía nada venir, pero le dije que vendría y aquí estoy, arrepintiéndome. A veces hay que quedar bien, por más impresentable que sea uno. Música, risas, gente estúpida que vive en una apariencia permanente. ¿Es que este tío no conoce a nadie normal, ni siquiera seminormal? Pensé que una incursión en la vida social me iría bien para despistar un poco mis tormentas emocionales, pero nada más lejos de la verdad. No conozco a nadie a excepción de la novia del protagonista de la fiesta y su hermana pequeña. Este tipo tiene la novia más estúpida que uno pueda echarse en cara, tanto que no tiene competencia en lo suyo. Además de eso es una zorra que se acuesta con el primero que se le pone delante. Creo que soy el único de los presentes que conoce el dato. Viéndola aquí uno se da cuenta de lo buena actriz que es, pues parece que no pueda vivir sin él, pero la verdad es muy distinta y esta zorra no tiene escrúpulos cuando se trata de encamarse con alguien. Tiene una buena nómina, quizá debiera tener una charla en privado con ella para engrosar mi raquítica cuenta corriente. Qué lástima no tener estómago para llevar a término las pequeñas maldades que se me ocurren. Si cada mes le recordase un amante podría sacarme una buena pasta al año, tanta que comienzo a reconsiderar la idea.

La hermana del protagonista de la fiesta es una buena chica, bastante guapa, pero se junta demasiado con su futura cuñada y comienzan a hacerse evidentes en su comportamiento los síntomas de contagio. Se acerca a saludarme y empieza a contarme mil historias que no me interesan lo más mínimo, por lo que me limito a asentir, como si de verdad me interesara lo que me dice, y dejar que siga hablando, mientras que por dentro estoy deseando que encuentre a alguien que merezca más que yo este castigo al que estoy siendo sometido. A los 15 minutos decido quitármela de encima con la excusa de tener que ir al cuarto de baño, donde me encierro en busca de un respiro. De paso, echo un vistazo al interior del botiquín.

-¡CODEÍNA!

Cinco minutos más tarde estoy de nuevo rodeado por todos estos desconocidos vestidos a la moda. La codeína está en uno de mis bolsillos y eso me hace pensar que, si bien ha sido un error venir a esta fiesta, finalmente no ha sido una absoluta pérdida de tiempo. Dentro de media hora estaré mucho más relajado y desconectado de todo esto. Bebo Coca-Cola sin hielo, miro mi móvil sin encontrar mensajes nuevos, no sé dónde meterme, y me pregunto por qué esta gente tiene tan mal gusto para la música. Mierda de reggeaton. Se me acerca una tía bastante guapa, MUY guapa, y antes de que me dé cuenta, y sin saber muy bien cómo, ya estamos metidos en conversación. Es agradable, aunque demasiado pija para mi gusto. ¿Por qué tiene que serlo tanto? ¿No podría serlo un poquito menos, tan sólo un poquito? A fin de cuentas no pido tanto, en realidad nunca pido nada. Intuyo que la noche podría ponerse interesante, pero no estoy por la labor; no me apetece acostarme con nadie y mucho menos conocerlo. Pero no me desagrada la compañía de esta tía. De pronto, formula la pregunta que más odio que me hagan en este mundo:

-¿A qué te dedicas?

Oh,no...¿Por qué ha tenido que preguntar eso? ¿En serio era necesario pasar tan pronto al tema laboral? Esto estaba saliendo bastante bien, ¿por qué ha tenido que estropearlo todo? Un buen momento acaba de transformase en uno anticlimático. Estas cosas suelen pasar. Ahora sólo me apetece desaparecer.

-¿De verdad quieres saber a qué me dedico?
-¡Claro! Tienes toda la pinta de ser un chico con futuro. Vamos, cuéntame qué haces para ganarte la vida.
-Preferiría no hablar de ello. Soy una persona bastante reservada.
-¿Vas a ser capaz de dejarme con la intriga? Jooo......
-Está bien, te lo diré. ¿Has visto COLLATERAL?
-¡Oh, Tom Cruise! ¡Me encantó esa película!
-Bien, pues NO SOY TAXISTA.

miércoles, agosto 10, 2005

Carta a Roberta Sparrow


Querida Roberta Sparrow:

He leído su libro y necesito preguntarle tantas cosas, aunque tengo miedo de lo que pueda decirme. Sí, tengo miedo de que me diga que ésta no es una obra de ficción. Sólo puedo esperar que las respuestas vengan a mí en sueños. Confío en que cuando el mundo termine pueda respirar aliviado, porque habrá muchas otras cosas con las que ilusionarse.

Donnie Darko.

lunes, agosto 08, 2005

NO-HAY-OLAS

Veronique y yo estamos en la playa. Ella quiere hacer surf. El problema es que no hay olas.

-¡Hostia! No hay olas.
-Lo siento, Veronique, me he dejado la máquina de hacer olas en casa.
-¿Dónde la tienes?
-Donde están todas las cosas del mundo: debajo de mi cama.


¡FIRULÍ!¡FIRULÍ!¡FIRULÍ!

Eso que suena es el móvil de última generación de Veronique. Se pone al auricular. Blablabla. Cuelga.

- Guárdame la tabla 10 minutos.
-Vale.

Se va corriendo, dejándome con la tabla. Reparo en que esta mujer corre como una atleta. Clavo la tabla en la arena. ¿Por qué no tengo nunca cerca una máquina de fotos cuando la necesito? Respuesta: porque no tengo cámara. Se me acerca un tío con pinta de beach boy.

-¿Has venido a darle a la tabla?

Entonces se me ocurre divertirme un poco. Le respondo que sí.

-Pero si aquí no hay olas, tío -me dice, extrañado.
-¿Quién ha dicho eso?
-Es evidente. Echa un vistazo: no hay olas.
-Puede que ahora mismo no, pero las habrá.
-No creo -insiste, seguro de sí mismo-. Esta playa no sirve para surfear.
-LAS HABRÁ -repito.
-Bueno, ¿y qué esperas, que aparezcan para ti por arte de magia?
-Estoy esperando LA GRAN OLA CINCUENTENAL.
-¿Perdón?

Bien, hemos llegado al momento en que él, por más que lo intente, es incapaz de entender nada, y donde yo, sin nada mejor que hacer, me limito a reirme por dentro
-LA GRAN OLA CINCUENTENAL -repito -. Por cierto -digo, mientras le extiendo mi mano-, ME LLAMAN BODHI.

domingo, agosto 07, 2005

John Doe, entiendo lo de tus frascos de aspirinas

Esta noche me he ido a dormir con dolor de cabeza. Perdón, veo que me ha dejado secuelas. En realidad me he ido a dormir a las siete de la mañana, con la cabeza desenroscada, metiéndola a patadas y con mucha desgana en mi dormitorio. No sé qué hubiese pensado mi madre de haberme visto en ese plan. Mejor no pensarlo, de verdad. Como iba diciendo, me he dejado caer sobre la cama hecho unos zorros, con uno de esos dolores histórico-histéricos. Creo que este dolor no ha sido más que la culminación lógica de una serie de desastres personales que llevo un tiempo, años, arrastrando. Si a ésos se suman otros, es perfectamente comprensible que de algún modo la cabeza termine estallando*. Una vez en la cama no me ha costado conciliar el sueño, pero una hora más tarde me he despertado con el dolor duplicado y, sinceramente, me ha apetecido morirme. Sí, sí, morirme. No era para desear menos. Ya saben: " Mina Harker, dame paz". Por un momento me he imaginado a alguien sobre mi espalda trepanándome el cráneo o asaetándome el cerebro con banderillas. Por suerte sólo ha sido un dolor aislado; durante mi adolescencia los dolores de cabeza eran continuos, algunos de intensidad suficiente como para abrir la ventana y saltar sin dudarlo. Mejor no pensar en ello demasiado. No eran dolores, eran supernovas.

*Nota: si te duele la cabeza, busca a tu alrededor; Michael Ironside podría encontrarse cerca.

sábado, agosto 06, 2005

Estuvo aquí

Vuelve el mito
A una semana del estreno de Sin City (el próximo día 12) en nuestro país, Mickey Rourke se dejo caer ayer por Madrid para promocionar la película. Con una de sus camisas imposibles y sin, por una vez, su inseparable chihuahua Locki. La cobertura mediática que tuvo esta visita nos ha permitido ver al rehabilitado actor más sereno que nunca, con un cambio de actitud y una manera de pensar más inteligente. Consciente de que arruinó su carrera, está dispuesto ahora a recuperar su espacio en el sistema de una industria que, según declaró, no comprendió en su momento.
En realidad, lo de Sin City no nos pilla de sorpresa a quienes siempre le hemos amado, a pesar de la trayectoria de excesos que todos conocemos y una larga lista de productos de derribo en los que ha participado estos últimos años. También ha tenido oportunidad de brillar con pequeños papeles de reparto en un buen puñado de producciones, independientes en su mayoría. Su retorno a la pantalla grande en Double Team, producto a mayor gloria de Van Damme, nos hizo albergar nuevas esperanzas. Aparecía allí hipermusculado y con un rostro más destruido que nunca, lindando en lo grotesco, pero pudimos comprobar que la pose rourkiana no había desaparecido, así como el talento, intacto y reluciendo en un últmo momento que prácticamente le robaba la película al cachas belga. Poco más tarde, Coppola, con quien ya trabajara en los 80 en La Ley de la Calle, lo recuperó en un secundario goloso para The Rainmaker (Legítima Defensa), donde el actor le robaba el plano al resto del reparto cada vez que hacía acto de presencia. Su "Bruiser", abogado de dudosa ética que facilitaba a Matt Damon un primer trabajo como litigante, era todo un personaje merecedor de su propio spin-off. Rourke estaba en el buen camino de nuevo, y lo sabíamos. A continuación llegaron otras películas, a destacar la magistral Buffalo´66, del tan polémico como talentoso Vincent Gallo, Animal Factory (Steve Buscemi,2000), The Pledge (Sean Penn, 2001), Picture Claire (Bruce McDonald, 2001), Spun (Jonas Akerlund, 2002), esta vez con un secundario de peso, casi protagonista, Once Upon a Time in Mexico (primera colaboración con Robert Rodríguez, director de Sin City), Man on Fire (Tony Scott, 2004), cuya aportación a la película quedó en nada tras un drástico recorte en la sala de montaje, y ahora Sin City (Robert Rodríguez/Frank Miller, 2005), en la cual incorpora a Marv, papel que parece haberle recuperado para el gran público. Como ven, no es cierto que todos estos años hayan sido tan poco productivos para el actor, del mismo modo que tampoco es cierto que esté a punto de cumplir los 50 (jajaja). En breve le veremos en Domino, de nuevo al mando de Tony Scott, y ya está metido de lleno en Stormbreaker, de Geoffrey Sax, y apunto de ponerse con Killshot, de John Madden, donde compartirá pantalla con Diane Line y Viggo Mortensen. Que le dure mucho.

viernes, agosto 05, 2005

Veronique se va de party

Oh, no, viernes, qué horror, y sin plan, porque Veronique me ha despertado para decirme que me olvide del cine esta noche, que ella se va a una fiesta que la jet local ha organizado en un yate fondeado en plena bahía. Y para esto me despierta. Me quejo.

-¿No piensas llevarme contigo?
- NO -tajante-. Es una fiesta para gente cool. A ver, ¿tú eres cool, acaso?
- Sabes que soy la antítesis de lo cool, Vero...
- Entonces, qué hablas. Siempre hablando.
- Es que siempre me dejas en casa.
- Entiéndeme: si te llevase todos pensarían que tengo mal gusto.
- Pues diles que soy tu hermano.
-Ni hablar, a ver si van a pensar que también tengo algo de mongólica.

No hay manera, pero tenía que intentarlo. Mejor sigo durmiendo.

miércoles, agosto 03, 2005

Vuestras pelis favoritas

Tan sencillo como citar esas películas que amáis. Este es un post participativo, así que ya sabéis: los comments están abiertos.

martes, agosto 02, 2005

STRIPES

Como lo prometido es deuda, aquí vuelvo con novedades sobre esa espléndida edición de El Pelotón Chiflado que acaba de aparecer en nuestro país. Estuve revisitándola la pasada madrugada y debo decir que los años no pasan por esta peli. El dvd es el mismo que ha aparecido en USA, idéntico. Buen audio, mención especial al original, imagen notable, y subtitulado castellano para todo, desde la peli a los extras, entre los que destaca sin dificultad el audiocomentario a cargo de Ivan Reitman y Dan Goldberg, director y guionista/productor respectivamente. Sí, esto significa que primero, tras casi dos años, quizá más, he vuelto a verla, para a continuación hacerlo de nuevo con el impresindible y muy recomendable audiocomentario. Hay un detalle al respecto de esta edición que quizá, y no debiera, moleste a quien no disfrute de las inestimables bondades de la VO: el audio en castellano ha sido redoblado en su totalidad, y no se incluye, como a más de uno gustaría, una segunda pista en nuestro idioma con el doblaje de toda la vida, así que vayan olvidándose de las entrañables voces que escucharon en su momento. Supongo que este redoblaje -para algunos un detalle, para otros una tacha- se debe a que el montaje que aquí se nos presenta es el extendido: nada menos que 18 minutos más de película; 6 secuencias antes nunca vistas entre las cuales se cuentan como mínimo un par francamente geniales. También habrá quien se queje de que la edición no incluye el montaje original que todos conocemos. Vale, mis quejicas dvdmaníacos, habría estado muy bien que para este lanzamiento se hubiesen currado un Seamless Branching* , para tener ambos montajes y doblajes a nuestra disposición en un mismo disco, pero ya sabéis lo mal que trabajan las distribuidoras en nuestro país, por lo que no creo que esta novedad en venta directa nos haya llegado tan mal, sino todo lo contrario: es prácticamente un logro.
*Seamless Branching :salto automático "sin brusquedades" de vídeo, para ver múltiples versiones de una misma película en un único disco

lunes, agosto 01, 2005

Desastre

Scarlett es portada de Fotogramas con motivo del estreno de THE ISLAND, y, como no podía ser de otro modo, sale guapísima. Creo que también la entrevistan, aunque me importa muy poco lo que esta cría pueda decir. Su nueva película no ha funcionado nada bien: THE ISLAND, una de las promesas del año, ha naufragado estrepitosamente en la taquilla yanki. Unas cifras terribles, de verdad, que no pienso reproducir aquí porque ya hay demasiada gente suelta haciendo leña del árbol caido. Como la hostia en su mercado doméstico ha sido monumental, probablemente histórica, ahora las acusaciones y los reproches vuelan sobre las cabezas de sus responsables. Michael Bay, quien ya no cumplió expectativas con su anterior cinta, Bad Boys 2, asegura que toda la culpa es de marketing y su campaña de publicidad. Remata soltando una perla sin desperdicio: "Kubrick y Spielberg también tuvieron fracasos". De verdad, de verdad, de verdad que me muero de ganas por verla. De estreno este mismo viernes en sus cines más cercanos.